Mandan a callar a Lebrón James por comentarios en contra de Donald Trump

Cleveland Cavaliers forward LeBron James. Foto de AP Photo/Jonathan Bachman.

NBA.- Las Nike Air que viste LeBron James no mienten, definen a uno de los deportistas más importantes del siglo XXI y contestan a los partidarios de Donald Trump, muy críticos con el jugador de los Cleveland Cavaliers desde que hiciese campaña por Hillary Clinton en las elecciones.

“No le importa una mierda la gente”, expresó James en un reportaje que vio la luz durante el All Star de la NBA, celebrado el pasado fin de semana en Los Angeles.

“Cállate y dedícate a jugar, esto es lo que pasa cuando dejas el colegio un año antes para ir a la NBA”, le contestó en directo una presentadora de televisión de Fox, cadena afín a Trump. “Es racismo”, sentenciaba Kevin Durant.

“Definitivamente, no soy sólo eso. No hago sólo eso. Significo mucho más para la sociedad y para los jóvenes, ellos me ven como una inspiración.

Siendo un niño afroamericano que creció en una ciudad del interior, solo y en un hogar que no era económicamente estable, he vencido a las apuestas llegando donde he llegado.

Pero no es la primera vez que LeBron James y sus declaraciones se cruzan en el camino del presidente. A principios de esta temporada, Stephen Curry criticó en público a Trump y éste retiró la invitación a los Golden State Warriors para la tradicional visita del campeón de la NBA a la Casa Blanca, a lo que James contestó: “Ir a la Casa Blanca era un gran honor hasta que has llegado tú”.

Trump ha hecho suyo lo de ‘la mejor defensa es un buen ataque’ y ha tenido palabras, muchas malsonantes, para la gran mayoría de estrellas afroamericanas del deporte estadounidense: de LeBron a Stephen Curry, pasando por Kareem Abdul-Jabbar y Colin Kaepernick, jugador de la NFL que hincó la rodilla ante el himno estadounidense en repulsa por la actuación de la policía hacia la gente de color y al que siguieron el resto de jugadores de la liga.

A modo de resumen, ese “More than an athlete” que LeBron llevaba escrito en sus zapatillas implica directamente a la Fundación LeBron James, que ayuda a jóvenes en riesgo de abandono o con problemas económicos. La organización ha conseguido becas por valor de 41 millones de dólares para niños y adolescentes de los colegios públicos y universidades de Akron, ciudad natal del jugador.

Jugador más votado por los aficionados, MVP del último All Star y máximo anotador histórico del evento, tres veces campeón de la NBA, tres veces MVP de las Finales, cuatro veces MVP, futuro jugador del Salón de la Fama del baloncesto y uno de los mejores de la historia, pero “sé que la Fundación perdurará más que yo”. Más que un atleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *