Multaran hasta con 75 dolares a quienes usen pantalones caídos

Carolina del Sur votará una ley para multar a los jóvenes que anden con los pantalones caídos mostrando la ropa interior

Son los conocidos como ‘saggy pants’ o pantalones caídos. Esos que dejan ver los calzones de los jóvenes y que tanta controversia generan. En Estados Unidos ya están prohibidos en al menos 4 ciudades, pero ahora es un estado completo en el que se plantea multar a quienes usen pantalones que caigan “más de 7,6 cm por debajo de la cresta ilíaca”. La ley va a votarse en la cámara de Carolina del Sur y plantea multas de 25 dólares por la primera ofensa, 50 por la segunda y 75 por la tercera.

La representante Wendell Gilliard, quien esponsoriza la propuesta de ley ha dicho: “los pantalones ahora se llevan por debajo de las rodillas. Si una mujer fuera por ahí luciendo una moda igual, con sus pantalones por el tobillo, por debajo de la cintura, lo veríamos como exposición indecente”.

En Dublin, Georgia; Dadeville, Alabama; Terebonne, Louisiana y Timmonsville, en Carolina del Sur son algunas de las ciudades donde leyes similares fueron aprobadas, pero también hay un historial de conflicto en el intento de algunas ciudades por legislar contra el uso de los ‘shaggy pants’.

Es el caso de Riviera Beach, Florida, donde en marzo de 2008 se aprobó la ley que prohibía el uso de los pantalones caídos, pero después de que el joven de 17 años Julius Hart pasara una noche en prisión tras ser detenido por enseñar demasiada ropa interior el juez Paul Moyle declaró la ley inconstitucional.

Asociaciones que protegen los derechos civiles de la comunidad afroamericana han cuestionado a menudo estas leyes pues aseguran que son racistas al identificar como peligrosa o amoral una moda con la que muchas personas negras se indentifican. La moda de llevar los pantalones caídos proviene de las cárceles en donde a los presos se les entregaba viejos uniformes, que muchas veces no se ajustaban a sus tallas, y en las que les decomisaban los cinturones para evitar que los usaran para cometer suicidio por lo que, a menudo, los pantalones de los reos caían y dejaban ver la ropa interior. Después, esta moda llegó a las calles asimilándose en el gangster rap negro, y más tarde pasando al hip hop en general y al skate.

En Ocala, Florida, en 2014 votaron a favor de prohibir los ‘saggy pants’, pero la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color) consideró que la ley criminalizaba a los jóvenes, y en especial a los jóvenes negros, algo con lo que estuvo de acuerdo el alcalde de la localidad quien finalmente, con los votos de su propio ayuntamiento, echó atrás la ley ante las quejas de algunos ciudadanos de Ocala: “Es deplorable. Nadie quiere ver el trasero de nadie. No quiero ver vuestra ropa interior”, dijo entonces Franklin Rich, un maestro de la localidad cuyas palabras resumen el sentir de quienes apoyaban la ley.

Claro que los detractores de la prohibición no consiguen encontrar un argumento que sostenga la supuesta moralidad que defienden quienes quieren prohibir el uso de los pantalones caídos. La abogada de Juluis Hart, el joven de Florida que pasó una noche en prisión por usarlos lo dijo ante el juez: “La primera vez que vi esta moda no me gustó. Luego me di cuenta de que me estoy haciendo mayor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *