Secuestran a la madre de pelotero venezolano de Grandes Ligas

La madre del pelotero venezolano Elías Díaz, receptor de los Piratas de Pittsburgh, fue secuestrada el jueves de su residencia en el estado Zulia, Venezuela, por tres hombres fuertemente armados que la sacaron de la casa envuelta en sábanas, informó un familiar.

Ana Soto, de 72 años y madre también del ex pelotero Eminson Soto de las Águilas del Zulia, estaba barriendo en su residencia cuando los sujetos llegaron en una camioneta Cherokee negra, placas AA87ZJ.

Los hombres obligaron a un joven que estaba en la casa a decir exactamente en qué lugar de la residencia se encontraba Soto y procedieron a raptarla, según dijo Eminson Soto a la policía científica CICPC en San Francisco, Zulia, de acuerdo con una información del portal Noticia al Día.

El hecho sucedió en la mañana de este jueves.

“Otra información dice que eran dos camionetas, una que sirvió como ‘mosca’ (vigilante), Silverado y que al momento de llevarse a la señora Soto arrancaron las dos al mismo tiempo vía a La Cañada o la Concepción”, indicó ese medio.

Elías “Maracucho” Díaz es receptor de los Piratas de Pittsburgh. Tiene 27 años de edad y en el 2017 bateó para .223 en 188 turnos al bate con un jonrón y 19 carreras empujadas. También forma parte de la plantilla de los Bravos de Margarita en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

El secuestro de familiares de deportistas parece estar convirtiéndose en una tendencia en Venezuela, país considerado como uno de los más violentos del mundo.

En diciembre del 2016 varios hombres secuestraron al hijo del jugador venezolano de baloncesto Juan Manaure, tras lograr que saliera de su casa bajo engaño al decirle que tenían un dinero para su padre.

Manaure hizo desesperados llamados en las redes sociales para que los secuestradores le devolvieran a su hijo hasta que un mes y medio después del rapto las autoridades le informaron que habían encontrado el cadáver del joven enterrado en una zona boscosa, en el estado Miranda, en el centro de Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *