El dopaje afecta a criollos en las menores

SANTO DOMINGO. La temporada 2018 de las ligas menores abrió su amplio calendario en suelo estadounidense la semana pasada con unos 400 criollos convocados, una en la que Vladimir Guerrero hijo, Fernando Tatis III, Eloy Jiménez y Víctor Robles prometen capturar la mayor atención del pelotón.

Sin embargo, uno de los grandes desafíos que afronta el grupo como marca es detener una racha de cuatro años con aumento de los casos positivos de dopaje.

Las muestras de orina y sangre que han llegado a los laboratorios donde la Minor League Baseball certifica la pureza de los peloteros han pesado tanto o más que los números acumulados y las proyecciones de decenas de dominicanos para terminar con sus carreras.

En el lustro transcurrido entre 2012-2017 fueron 136 las suspensiones a quisqueyanos, el 26% de las 520 que la MiLB aplicó. Los duartianos vieron pasar de 12 castigos en 2013 a 30 en 2017 sin que la línea presentara movimiento a la baja en el trayecto. En 2014 fueron 17, en 2015 subió a 25 y en 2016 a 27 de acuerdo con los datos que hace públicos la liga en su sitio en la Internet.

Peor aun, una cifra que sale del desgrane de los datos es que 37 de esos jugadores suspendidos entre 2012 y 2016 tuvieron su última oportunidad en el béisbol organizado tras fallar a las pruebas y otros 18 quedaron libres al año siguiente.

En la lista de los que certificaron su sentencia ante las organizaciones con jeringas o medicamentos prohibidos aparecen desde prospectos que buscaron en las farmacias un extra para impresionar hasta veteranos con currículo para el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Allí aparece Vladimil Suero, que falló a una prueba en 2012 cuando tenía 21 años y buscaba firma con los Padres de San Diego. Una vez cumplida la pena el equipo lo firmó y tras 1.1 entradas de dos hits y tres carreras en la Liga de Verano terminó su carrera.

José Valverde, un cerrador con 288 rescates y líder en salvados en tres ocasiones con más de 40, salió por la puerta trasera del béisbol organizado tras una carrera 15 años. En agosto de 2015, la MiLB anunció que en la sangre del petromacorisano se encontró Stanozolol mientras lanzaba para los Syracuse Chief, la sucursal de AAA de los Nacionales en la Liga Internacional.

Otro conocido que se cerró las puertas para el Big Show mientras buscaba un regreso fue Ronny Paulino, el receptor dominicano con el promedio de bateo más alto en una campaña completa (.310 en 2006). Antes del campo de entrenamiento de 2014 con los Tigres se conoció que en un examen a Paulino se le encontró testosterona y jamás su nombre ha figurado más allá de México y la liga otoño-invernal dominicana.

Álvaro Silvestre, un derecho nativo de Hato Mayor, buscaba firma ya con 20 años en 2014 y cuando los Bravos lo ficharon el microscopio detectó Boldedone, uno que limitó su carrera a solo esa campaña en la Liga de Verano.

Romal Candelario ni siquiera llegó a tirar profesional. Los Rockies lo ficharon en 2012, pero falló en el primer examen y el equipo prescindió de sus servicios.

Grandes responsables

De las 136 suspensiones en lustro analizado lleva la delantera el Stanozolol con 75 (el 55%), seguido del Boldedone con 21.

En 2016, la liga encontró una epidemia de Stanozolol en la base de los Rojos de Cincinnati con cuatro lanzadores perdiendo el partido fuera del montículo. Los jugadores encuentran la sustancia en el Winstrol, un anabólico sintético derivado de la dihidrotestosterona que suele ser recetado a pacientes que tienen reducción de la masa muscular, portadores del VIH, cáncer y a personas de avanzada edad para producir un balance nitrogenado. De ahí su gran popularidad entre los fisiculturistas.

Además, ofrece resistencias para lesiones en determinados músculos. Sin embargo, el producto tiene una extensa lista de efectos secundarios, como reacciones alérgicas, dificultades para respirar, estrecha el orificio de la garganta, alteración de los labios, lengua, cara, brazos, hombros y tobillos.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *