Diez consejos para ahorrar gasolina

Para el promedio de los automovilistas, los gastos en gasolina constituyen un tema independiente del presupuesto. Sin embargo, reducir los costos no es difícil si conoces las complejidades de operar un automóvil. Por ejemplo, no cambiar el filtro de aire considerablemente aumentará el consumo de combustible.

 

10. Verificar constantemente la presión de las llantas

Uno de los factores a los cuales no les prestamos la suficiente atención hasta que tenemos la llanta ponchada. Y esto es en vano, en primer lugar, afecta el consumo de gasolina. Presta atención a lo que aconsejan los productores. En el mismo automóvil debe haber una estampa con las recomendaciones de la presión recomendada para distintos grados de carga. Frecuentemente, esta estampa se encuentra en la tapa del depósito de gasolina.

9. Cambia el filtro de aire a su debido tiempo

Con el paso del tiempo, el filtro de aire del automóvil acumula una gran cantidad de polvo e insectos, lo cual interfiere con la penetración del oxígeno. Por consiguiente, el consumo de combustible aumenta, y el motor se desgasta más rápido. En los casos más desatendidos, el gasto excesivo puede ser de hasta un 20 por ciento.

8. Adquirir un estilo de manejo suave

A veces, parece que dentro de nosotros duerme un piloto de Fórmula 1 y se despierta con la luz verde del semáforo. Nosotros, cueste lo que cueste, queremos acelerar, presionando desesperadamente el pedal del acelerador. Sin embargo, un estilo de manejo de “conductor temerario” seriamente puede aumentar el consumo de combustible incluso hasta un 30 por ciento. Y como bonificación a todo esto, el motor puede recibir un mayor desgaste debido a una sobrecarga.

7. Reducir el número de pequeños viajes

Para realizar algunos viajes cortos, un motor frío necesita calentarse una y otra vez. Y para calentar el automóvil se necesita mucha gasolina. Esto quiere decir que de unos cuantos pequeños viajes puedes hacer un gran viaje. Esto te permitirá ahorrar hasta un 50 por ciento de combustible. La clave de todo es una planificación exitosa.

6. Deja de conducir a una alta velocidad utilizando una baja marcha

Este es un consejo para los poseedores de un coche con transmisión estándar: no seas flojo y no te olvides de cambiar de velocidad. Si vas a una velocidad de 60 kilómetros por hora en la tercera marcha, prepárate para que el consumo de gasolina aumente aproximadamente en un 20 por ciento. Ir a una alta marcha es el método más confiable para economizar gasolina.

5. Eliminar el sobrepeso del auto

En las cajuelas de algunos automóviles hay un completo Narnia de objetos olvidados: balones de fútbol, media silla, unas pesas, la maleta de tu último viaje. Ha llegado el momento de considerar qué es lo que te acompaña en tus viajes y por fin liberar tu coche y a ti del desorden. Cada 45 kilógramos extra aumentan el consumo de combustible aproximadamente en un 2 por ciento.

4. No dejas el pie en el pedal del freno

Intentar protegerse es algo completamente lógico. Sin embargo, los automóviles actuales reacción al más mínimo toque. El pie en el freno puede aumentar la resistencia mecánica y, para afrontar esto, es necesario aumentar el consumo de combustible.

3. Utiliza el aceite de motor recomendado por el fabricante

El aceite recomendado por el fabricante te permitirá reducir el consumo de combustible en un par de puntos porcentuales. Algo insignificante, pero, durante un largo intervalo de tiempo, se puede economizar una buena cantidad.

El aumento en el consumo de combustible está relacionado con el hecho de que un aceite inadecuado puede ser demasiado espeso, lo que significa que al motor le será difícil desempeñar su funcionalidad con este.

2. Selecciona el combustible con el correcto octanaje

Nosotros no tenemos la menor duda de que tú amas tu automóvil, pero no necesariamente lo alimentas con la gasolina de clase premium más cara. Lo mejor es pedir consejo al fabricante. La información sobre el combustible adecuado para el motor se encuentra en el manual de tu auto.

1. Evita los caminos irregulares

Por supuesto, no siempre existe una alternativa. Sin embargo, si existe una opción entre un camino de tierra más corto y un camino asfaltado, sin duda la segunda opción es la que debes elegir. El ahorro de combustible en el primer caso, lamentablemente, es una ilusión: una carretera rudimentaria, no asfaltada e irregular es capaz de aumentar el consumo de gasolina en un 30 por ciento, ya que la carga en el automóvil aumenta considerablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *