Seis hábitos que te envejecen sin que te des cuenta.

Los malos hábitos como el tabaquismo y el sedentarismo pueden acelerar el deterioro de la piel ocasionando envejecimiento prematuro. ¡A dejarlos atrás!

Llega un punto en la vida de cada uno en el que hay que aceptar la aparición de señales del envejecimiento, como parte de los procesos biológicos del cuerpo humano. Pero, hay que aclarar también que también hay algunos malos hábitos que aceleran este proceso.

La piel, al igual que el resto de los órgano, experimenta cambios debido al paso del tiempo. Esta es la razón, absolutamente normal, de que entre los 45 o 50 años se empiecen a desarrollar pequeñas arrugas e imperfecciones propias de la edad.

El gran problema suele estar en que numerosas personas pasan por alto las siguientes acciones que perjudican la dermis y, mucho antes de lo mencionado, empiezan a tener un deterioro cutáneo, que naturalmente afecta el autoestima.

Hay productos y tratamientos que pueden contrarrestar esta situación, pero no del todo, siempre se notan las marcas del envejecimiento cuando por algunos caprichos no queremos modificar algunas malas costumbres.

Entonces lo que queda es corregir estos malos hábitos que ¡nos envejecen antes de tiempo!. A descubrir cuales son:

Abusar del maquillaje

El maquillaje es imprescindible para lucir siempre bella. Lo que muchas mujeres ignoran es que el uso excesivo tiene consecuencias para la salud de la piel. Los residuos que estos productos van acumulando en los poros van ocasionando una serie de imperfecciones. Además, al producir obstrucciones, impiden que los tejidos se oxigenen de manera adecuada.

Consejos:

Si la ocasión no es tan importante, quizá puedas dejar de usar maquillaje. Tu piel necesita respirar al natural.
Limpia todos los días tu rostro para eliminar cualquier residuo, por más pequeño que sea, que hayan podido dejar los productos cosméticos.

Consumir tabaco


Los cigarrillos tienen numerosos componentes químicos, que además de afectar a los pulmones, promueven el deterioro prematuro de la piel.

Estas toxinas afectan el proceso de oxigenación celular e interfieren en la regeneración de los tejidos.

Además, el tabaquismo produce deshidratación, por ello su consumo excesivo puede resecar y debilitar a la piel. Desde luego que esta situación acelera la aparición de arrugas y manchas, inclusive en edades muy jóvenes.

Consejos:

Haz el esfuerzo de dejar de fumar. No es nada fácil, pero hay muchas medidas que pueden ayudarte para lograrlo. Inspírate también en las personas que lo lograron.
Si no fumas, intenta no exponerte al humo del cigarrillo. Ser un fumador pasivo no es nada inofensivo, el humo del cigarrillo tiene partículas que dañan a la piel.

No usar protector solar

Usar protector solar es ¡IMPRESCINDIBLE! para prevenir el envejecimiento prematuro. Este producto minimiza el impacto de los ratos UV sobre la dermis.

No basta con usarlo solo en los días con mucho sol o cuando estás disfrutando de una espectacular playa. Los rayos solares consiguen filtrarse siempre, inclusive cuando el día está nublado. Por lo tanto, a usarlo sin excepciones.

Consejos

Usa todos los días un protector solar igual o superior a los 30 SPF (factor de protección solar) cuando estés expuesto a la luz del sol.
Para complementar, utiliza prendas que ayuden a cuidar la piel de los rayos solares: camisas largas, sombreros, gafas solares, etcétera.

Dormir poco


Una mala calidad de sueno tiene consecuencias notorias en la salud de la piel. Durante el periodo de descanso se producen procesos que son fundamentales para reducir las agresiones que sufren los tejidos durante todo el día. Dormir menos de 7 horas diarias sin interrupciones afecta la circulación e incide en la aparición de arrugas prematuras, bolsas en los ojos y flacidez.

Consejos

Procura acostarte y levantarte más o menos a la misma hora para no alterar los ritmos de sueño.
Si tienes dificultades para dormir, trata de encontrar la causa del insomnio para darle un tratamiento oportuno y eficaz. ¡Todos los problemas tienen solución! ¡Ánimo!

Mala alimentación

Entre los malos hábitos que te envejecen éste es uno de los más destacados. Los nutrientes que el cuerpo obtiene de los alimentos son esenciales para tener una piel saludable, joven y atractiva por más tiempo. Esta es la razón por la cual, cuando te alimentás mal, eres más susceptible a tener imperfecciones cutáneas.

El alto consumo de grasas y azúcares, al igual que los alimentos procesados, afectan la producción de colágeno y elastina, esto produce el envejecimiento de la piel. Esto sin olvidar que, lastimosamente, muchos productos alimenticios también tienen toxinas y químicos perjudiciales. La inclusión en la dieta afecta la circulación y, por ende, interfiere en la oxigenación.

Sedentarismo

El sedentarismo nos trae terribles consecuencias en la salud. Lo que siempre se sabe es que, es que ser sedentarios, también afecta de forma negativa la belleza de la piel, ajándola prematuramente.

Tener una rutina ejercicio es esencial para mantener un cuerpo vital y estilizado. Tambien, gracias a su práctica diaria, se eliminan muchas toxinas que aceleran el envejecimiento.

Consejos:

Dedica por lo menos 30 minutos diarios a una rutina de ejercicio o por lo menos tres veces a la semana.
Si tienes alguna limitación física, consulta con un profesional qué entrenamiento te conviene adoptar, para evitar lesiones.
Ahora ya conoces los malos hábitos que te envejecen prematuramente, procura llevar una vida más saludable para no sufrir sus efectos. sin olvidar cultivar tu lado espiritual para obtener la habilidad de combatir el gran mal silencioso de es siglo el stress, Esto, sin lugar a dudas, te ayudará a promover tu bienestar en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *