Samsung firma su peor facturación en 21 meses

Ni el Galaxy S9 pudo salvar los números de Samsung. La fabricante del smartphone más vendido del mercado mundial presentó el viernes sus previsiones de resultados para el segundo semestre de 2018 y firmó el primer retroceso en su facturación en siete trimestres.

La tecnológica surcoreana estima una facturación de 44.264 millones de euros (58 billones de wones), un 4,92% menos que en el mismo periodo de 2017 (es decir, entre abril y junio). Pese a que su beneficio operativo fue de 11.286 millones de euros (14,8 billones de wones) el resultado está ligeramente por debajo de las expectativas de los analistas.

El resultado de Samsung para su segundo semestre fiscal revela un 5,18% más de beneficio operativo que en el mismo periodo del año anterior, pero pese al avance interanual refleja un descenso con respecto al primer trimestre de 2018 cuando anunció un beneficio récord de 11.903 millones de euros (15,6 billones de wones).

Ni el Samsung Galaxy S9 frena el estancamiento del móvil

Samsung presentó sus móviles más modernos en marzo de este año. Los Galaxy S9 y S9 Plus tuvieron una acogida calurosa durante su debut en las tiendas con proyecciones de ventas de 10 millones de unidades en menos de un mes, lo que sin duda representó un aporte sustancial para sus resultados formidables del primer trimestre.

No obstante el éxito de los S9 y S9 Plus parece no haberse repetido durante el segundo trimestre, aunque la empresa no desgranará sus resultados por división hasta finales de julio. Bloomberg afirma que la baja demanda de móviles es la causante del revés en las cuentas de Samsung.

“Las ventas de smartphones comenzaron a enfriarse el año pasado, después de una década de crecimiento robusto, pero Samsung había logrado resistir la desaceleración gracias a la demanda de memoria”, explicó el medio financiero.

La tecnológica es la mayor fabricante de microchips para móviles en el mundo. Pero, a pesar de que la división de conductores sigue creciendo, las pantallas de móviles que vende a empresas como Apple también han mostrado un decrecimiento en los últimos meses.

El incumplimiento de las expectativas de venta de móviles y pantallas puede ser el causante de la caída en la facturación, aunque los analistas consideran que estos resultados pueden jugar en favor de Samsung de cara al tercer trimestre del año.

El Samsung Galaxy S9 Plus se convirtió hace un mes en el smartphone más vendido en el mercado mundial, según datos de Counterpoint Research. El Galaxy S9 ocupó el segundo puesto. Partiendo de esa realidad y cruzando esos datos con los resultados del segundo trimestre, todo apunta a que el smartphone se está estancando después de una década de crecimiento acelerado.

En abril Samsung advirtió de que su negocio de móviles vería “ventas estancadas” en el segundo trimestre de cara una baja demanda y un aumento en los costes de marketing. La mañana del viernes las acciones de la firma surcoreana caían un 2,3% en la bolsa de Seúl.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *