Vladimir Guerrero demasiado humilde

Maneja el tema de la siembra tanto como el de batear y prefiere estar en pantalones cortos, franela y sandalias

Vive en el pueblo que nació, de donde nadie lo saca, como proclama sin tapujo alguno.

Tiene un doctorado empírico en siembra de muchos productos agrícolas, fruto de las largas horas que dedicó como jornalero cuando ni la fama ni los millones estaban en su portafolio.

Le encantan unos pantalones cortos, franela sin mangas y unas sandalias que encajan en la definición de “chancletas”.

En su armario están las grandes marcas, pero prefiere ese nivel de sencillez que le separa de muchos en Cooperstown, el Olimpo del béisbol de las Grandes Ligas al que ingresará el domingo 29 de este mes. Le encanta su arroz con habichuela, el pescado de las aguas cercanas a Don Gregorio, en Nizao de Baní, provincia Peravia, y cuando nadie menos lo espera se come un mango de los tantos que hay en su residencia que, por cosas del destino, está en unos terrenos en los que le dieron muchas carreras por entrar sin permiso a tomar el mismo fruto en esos años de juventud y nada en los bolsillos.

Vladimir Guerrero es un inmortal, solo que muy atípico. “Aquí soy feliz y siempre he sido así”, dice Guerrero tras recibir a elCaribe en su mansión. “Me gusta este estilo de vida. No critico al que haga otras cosas con su dinero, pero a mí gusta estar así”.

El otrora jardinero de las Mayores se siente muy cómodo al explicar cómo se cultiva la cebolla, el molondrón y el maíz, para citar unos cuantos que mencionó con fluidez, ya que nunca olvidará los momentos de duro trajinar, cuando había que llevar algo a la casa, sin importar que fuese su primer año como pelotero profesional.

“Yo llegué a echar muchos días”, dice el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2004 con Anaheim. “Uno se ganaba entre 20 y 50 pesos. Te daban el desayuno y bebías agua de la que estaba ahí para la siembra, estaba limpia, claro”, añade el hijo de Altagracia Albino.

“El primer año que viajé a los Estados Unidos (1994) uno no ganaba tanto allá y vine y me fajé un día, me gané 100 pesos y me los gocé”, comenta con una azada en mano en una pequeña zona con tierra en su casa tras exponer con calidad sobre el arte de labrar ciertos frutos.

“También sé ordeñar vacas, lo hice mucho con mi abuelo y puedo cocinar muchos platos. A veces lo hago para mis primos”, dice el dueño de una carrera de 16 años en las Grandes Ligas, que le ayudó a ganarse un poco más de 125 millones de dólares en salario.

Vladimir degusta una fruta en su residencia mientras escucha a Virgilio Rojo, uno de sus más cercanos colaboradores. Edward Roustan

Discurso y vuelo comercial

Miqueas, como le dicen desde la infancia, fue seleccionado al Salón de la Fama en su segundo año en la boleta con un porcentaje de 92.9 tras una primera experiencia en 2017 en la que se quedó corto con un 71.7 por ciento.

No llevará nada escrito para su discurso del domingo 29 en Cooperstown, Nueva York. “Estoy practicando para que no se me olviden las personas que debo agradecer. Me ayudarán con el inglés”, dice el expelotero que fue firmado por 2,100 dólares por los Expos de Montreal en 1993. “Los 100 dólares me los regaló Arturo De Freites”, revela. Viajará en vuelo comercial y solo familiares y allegados van unos 150 a su ceremonia de exaltación. Con ese criterio se maneja Vladimir, lejos de la pompa y el alarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *