Comió pollo a medio cocer y murió

Cuando Natalie Rawnsley, oriunda de Hertfordshire en Inglaterra, se fue de vacaciones con su esposo Stewart y sus dos hijos a la isla de Corfú en Grecia, jamás imaginó que esos serían sus últimos días.

La mujer de 37 años, que practicaba triatlón, murió repentinamente tras una intoxicación alimentaria.

Según indica el diario británico The Independent, Natalie perdió la vida 36 horas después de consumir “unos cuantos bocados” de pollo en mal estado en un restaurante del lugar.

“El hotel tenía dos o tres restaurantes. Era un buffet y estábamos los cuatro comiendo juntos”, dijo Stewart, marido de la víctima, a los medios.

“Tenía a mis dos hijos conmigo, nosotros comimos pasta, pan y salchichas. Natalie pidió un plato completamente diferente que consistía en pollo, ensalada, langostinos y verduras”, añadió.

“Ya estábamos en la mesa cuando Natalie regresó con su comida. Comenzó a comer y mientras cortaba el pollo emanaba sangre roja, entonces le comenté que parecía sangriento”, indicó el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *