¿Cómo identificar un depredador sexual?

SANTO DOMINGO. Trastornos de personalidad, víctimas de violación, maltrato físico y psicológico, ambientes caóticos, pobre enseñanza de valores, límites no establecidos, y pobreza extrema, son de las causas que hacen un depredador sexual.

La palabra depredador no aparece en los análisis de la salud mental, pero si el violador, que es el sujeto que más se asemeja a un depredador sexual, según el médico psiquiatra, psicoterapeuta, Secundino Palacios.

Entrevistado por Diario Libre, identifica a un depredador sexual como una persona que utiliza el terror, la violencia, el acoso y la amenaza con un comportamiento continúo y de manera somatizada.

Son sujetos con carencia en su mundo interior y creen que llenarán su vacío mediante el uso de sustancias narcóticas o con la comida o el abuso sexual.

“Tienen un vacío en su desarrollo que se quedó sin llenar y que no se va a llenar con nada, y se convierten en esos sujetos que abusan”, dijo el doctor Palacios.

En tanto, el doctor José Miguel Gómez, también psiquiatra, psicoterapeuta, dice que el agresor no reconoce los limites, no reconoce valores éticos y morales, no mide consecuencias, no se arrepiente y vuelve y comete el abuso, valora los riesgos, pero su impulso no lo puede controlar.

La mayoría de esas personas tienen trastorno sexual y emocional en su personalidad y cuando se estudia la familia de donde vienen se notan traumas no resueltos, abandono o maltrato.

El doctor Palacios dice que unas de las amenazas como mecanismo de callar al niño o adolescente abusado es “Si se lo dice a tu papá o tu mamá, te mato”.

Origen

Tienen sus orígenes en el autoritarismo y machismo, en los países que ha tendido muchos años en regímenes autoritarios, donde los derechos humanos no existían y menos los derechos de la mujer, donde era objeto.

“Hay segmentos de la sociedad que todavía vienen arrastrando esos términos”, advirtió Secundino Palacios.

¿Cómo atrapa a su víctima?

Muchos de los abusadores sexuales, les hacen regalos a sus víctimas, establecen una relación de confianza y empatía con el niño, o con el adolescente, también con la madre o con la familia.

Son personas cercanas al hogar o comparten escenarios habitúales de las víctimas.

Detectan a las familias más vulnerables, aquellas más permisivas, donde no existen muchas reglas o haya negligencia de algún tipo.

Establecen una relación de poder contra la víctima, lo acosa, lo amenaza.

¿Cómo se identifica a un niño abusado?

Siempre será un niño retraído, con temor, que no quiere salir, que se come las uñas, se estira el cabello y también se lo come.

Padece encopresis (cuando el niño no puede controlar los movimientos intestinales) también de neurosis (trastornos nerviosos y alteraciones emocionales), dolor en el estómago, estrés crónico, dolor de cabeza, diarrea, bajo rendimiento escolar, no quiere ir a la escuela, tiene temor, pesadillas, depresión y hasta intentos suicidas.

“Un niño se puede recuperar de un abuso sexual con terapia, pero también necesita unos padres o tutores que lo ayuden a crecer sano. Que no se burlen de él, que no hagan chiste de su situación, que le brinden soporte, compresión, que se sientan identificados con su dolor y sobretodo que le sean solidario”, expuso Secundino Palacios.

Para precaver o disminuir el abuso sexual en niños y adultos los especialistas coinciden en la misma recomendación de denunciar el abuso sin importar su estatus político, religioso, económico o parentesco familiar.

¿Cómo saber si usted está cerca de un depredador sexual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *