Julio Iglesias a juicio por hijo no reconocido.

Julio Iglesias parece haber aceptado que no tendrá más remedio que ir a juicio para hacer frente a la reclamación de Javier Santos el hijo de 42 años que supuestamente tuvo con la bailarina Edite Santos en los años setenta y al que nunca ha reconocido. Iglesias, que está embarcado en una gira mundial para celebrar el 50 aniversario de su salto a los escenarios, ha respondido a la demanda judicial un año después de que Santos la presentara.

El cantante insiste en los argumentos que ya planteó para evitar que el proceso echara a andar, pero en la parte final del escrito, su letrado señala que si no tiene más remedio, irá a juicio. Ello supone anunciar que no tiene intención de allanarse ni de dejar que la justicia declare que tiene un noveno hijo sin dar batalla ante el juez de Valencia que instruye el caso.

El letrado de Santos, el abogado sevillano Fernando Osuna, ha adelantado, tras recibir la respuesta a la demanda, que va a pedir al juez que señale una fecha para que el intérprete de Me olvidé de vivir se someta a una prueba de ADN y, simultáneamente, ponga también la del juicio oral

La defensa de Iglesias, de 75 años, ha dado hasta ahora, según preveía Osuna, especializado en demandas de paternidad, los pasos que tenía a su alcance para evitar o al menos retrasar el procedimiento. Los empleados que tiene en su finca de Ojén, Málaga, se negaron durante meses a recoger el escrito de demanda. Su abogado presentó después un escrito al magistrado de Valencia en el que afirmaba que el asunto era competencia de los Juzgados de Madrid. Y más tarde interpuso un recurso en el que mantenía que la demanda no podía admitirse porque el caso ya había sido juzgado y desestimado en los años noventa ya que las pruebas fueron supuestamente obtenidas de forma ilegal.

Superados los obstáculos que Iglesias había planteado, el abogado del presunto hijo secreto, crecido en un hogar humilde de Valencia, cree que el magistrado José Miguel Bort tampoco atenderá ahora los argumentos esgrimidos por el cantante porque ya los analizó someramente al admitir la demanda en 2017.

El juez concluyó entonces que los indicios existentes tenían “suficiente apariencia de seriedad” para iniciar el procedimiento. Entre ellos figura una prueba de ADN que supuestamente acredita con una fiabilidad del 99,9% que Iglesias es el padre de Santos. El material genético procede de otro de los hijos de Iglesias, Julio José, que fue sometido durante una semana a un seguimiento implacable en Miami por parte del despacho de detectives sevillano contratado por el abogado Osuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *