¿Están envenenando a los elefantes en África?

La muerte de 26 elefantes tiene consternados a los funcionarios de la reserva natural de Masai Mara, en Kenia. Aunque apenas iniciaron las investigaciones, todo apunta a que varios de los mamíferos pudieron ser envenenados.

La muerte de 26 elefantes en una de las reservas naturales más populares de Kenia, tiene preocupadas a las autoridades. Aunque las investigaciones aún no son concluyentes, todo parece indicar que varios de ellos fallecieron por envenenamiento.

Hasta el momento la hipótesis fue confirmada en 11 de estos mamíferos. Cinco más, según un reporte de la ONG Proyecto de Elefantes de Mara, murieron de causa natural. De los otros 21 se desconocen las causas del deceso.

Estas intoxicaciones podrían deberse a un acto de venganza cometido por granjeros y agricultores próximos a esta área, ya que estos animales invaden de forma constante sus fincas y destruyen sus cultivos.

“Existen algunas pruebas en relación a la ubicación (de los cadáveres) y las circunstancias de estas muertes desconocidas que apuntan hacia (un posible) envenenamiento por represalia”, dice el informe.

Esta ONG -centrada en la conservación de elefantes- se muestra alarmada por el aumento de conflictos entre humanos y fauna silvestre, sobre todo en las áreas de conservación de los condados de Narok -cuyo gobierno administra el Masai Mara- y de Laikipia.

Algunos agricultores, especialmente aquellos que trabajan a lo largo del río Enkare Narok, han tenido que abandonar las actividades agrícolas tras la destrucción repetida de sus cultivos, según el diario local Daily Nation.

“En un área donde sospechamos que se estaba usando un fuerte pesticida sobre cultivos de tomates, el MEP estableció una unidad de respuesta rápida para monitorizar la situación, mantener a los elefantes fuera de las granjas, dialogar con los miembros de la comunidad sobre los pesticidas y supervisar las fuentes de agua”, explica el informe.

Proyecto de Elefantes de Mara

Fundado en 2011, el Proyecto de Elefantes de Mara desempeña un papel fundamental en la defensa de estos mamíferos tanto de la amenaza que representan los cazadores furtivos, como en recientes conflictos relacionados con la actividad humana.

Gracias a la supervisión sobre el terreno de una treintena de guardabosques, además del uso de tecnología innovadora como Google Earth, esta ONG recibe información casi a tiempo real sobre la ubicación y el movimiento de elefantes identificados con un collar.

En 2018, guardabosques de MEP arrestaron a un total de 36 cazadores furtivos e incautaron unos 287 kilogramos de marfil, un materia muyl cotizado en el mercado asiático por sus supuestas propiedades medicinales y afrodisíacas.

La reserva de Masai Mara, célebre como destino turístico de safaris, es conocida por la excepcional riqueza de su fauna y la migración anual de cerca de dos millones de ñus, cebras y otros animales a través de las planicies de Serengeti y Mara.

Fuente. El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *