Joven vendió un riñón para comprarse un iphone y ahora esta a punto de perder su vida

Hemos llegado tan lejos en la sociedad actual como para depender del estatus que proporciona un dispositivo tecnológico? Cuando los teléfonos móviles empezaron a cobrar auge a finales de los años 90, su uso se disparó sin duda, aunque siguieron siendo un elemento secundario, una alternativa para no tener que buscar una cabina telefónica.

El hombre, que ahora tiene 25 años, vendió uno de sus riñones en 2011 cuando tenía 17 años.
Según los medios chinos, el hombre, nombrado solo como Wang, recibió 22,000 yuanes luego de vender el órgano en el mercado negro.

Según se informa, encontraron algunos intermediarios poco fiables en un foro en línea llamado QQ, que dijeron que podrían ayudarlo a recaudar el dinero necesario si estaba dispuesto a donar uno de sus riñones.

Tras la operación, la salud de Wang se deterioró rápidamente y sufrió una deficiencia renal, lo que más tarde lo llevó a quedarse en cama, informa CCTV. Según informes recientes, Wang ahora tiene insuficiencia renal y depende de la diálisis regular.  Tiene que vivir de los beneficios ya que no puede trabajar.

El muchacho organizó en secreto viajar desde su casa en la provincia oriental de Anhui hasta la provincia sureña de Hunan, sin avisar a sus padres.Estamos en el 2011, 8 años atrás. La era de los smartphones hace 5 años que ha comenzado y entre las novedades de aquel año, uno de los terminales más deseados es el iPhone 4.

El tener el nuevo móvil Apple se ha convertido en un elemento que define el estatus en una escuela de China, motivo por el que el alumno Xiao Wang está deseando conseguir uno. Pero un iPhone de estreno es siempre un móvil caro, y más si tienes 17 años solamente y dependes de tus padres, así que el joven Wang toma una decisión radical y absurda propia de su edad: vender uno de sus riñones a cambio de dinero suficiente para comprarse el móvil.

A estas alturas, seguro que estaréis pensando “Pero, ¡¿lo hizo?!” Spoiler: SÍ. En un hospital subterráneo y sin el consentimiento de sus padres, Wang se sometió a una operación de extracción de uno de sus riñones a cambio de 3.200 dólares, más que suficiente para el iPhone 4.

Tras la operación, los médicos le dijeron que no se preocupase, ya que sería capaz de “vivir una vida normal” con sólo un riñón. Y técnicamente eso es cierto -sin hacer locuras, claro-, pero en el caso del Xiao Wang no fue así, ya que la sala de operaciones en la que se sometió al proceso quirúrgico resultó no estar esterilizada correctamente.

Pagar los tratamientos de diálisis: Por culpa de esto, Wang desarrolló en poco tiempo una infección en el riñón que le quedaba, lo que hizo estar a las puertas de la muerte.

Y sus padres, que no tenían dinero para comprarle a su hijo el iPhone 4 que tanto quería, en ese momento se enteraron de todo el asunto.Y lo que es peor: se vieron de repente con la tara económica de tener que pagarle los costes diarios del tratamiento de diálisis.

Saltamos al presente años 2019: Wang tiene 24 años, una enfermedad que lo hace depender de un tratamiento de diálisis y la certeza de que su vida será más corta debido a esto.

Tras denunciar al hospital que le practicó la operación, él y su familia recibieron una compensación económica por ello. Pero Wang tendrá que vivir con la decisión que tomó y el perjuicio que le ocasionó no sólo a él, sino a los suyos. Y todo por un teléfono móvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *