Crean un móvil que no necesita batería para funcionar.

Adiós a los cables, cargadores y a los teléfonos moribundos que imploran más carga de batería.

¿No preocuparse nunca más por si te queda bastante carga para continuar el día o si has echado una batería de reserva? Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington (EE. UU.) ha inventado un móvil que no requiere de baterías. En su lugar, el teléfono recolecta los pocos microwatios de potencia que requiere para funcionar de señales de radio o la luz del ambiente. El invento ha sido publicado en la revista Proceedings of the Association for Computing Machinery on Interactive, Mobile, Wearable and Ubiquitous Technologies.

 

Para probar la eficacia del prototipo y que puede recibir y transmitir voz y comunicarse con una estación base, los investigadores realizaron varias llamadas de Skype usando este móvil sin batería hecho de componentes comerciales.

“Hemos construido lo que creemos que es el primer telefono movil que consume casi cero energía. Para lograr el extremadamente bajo consumo de energía que necesita para funcionar un teléfono mediante la recolección de energía del medio ambiente, tuvimos fundamentalmente que revolucionar la forma en que estos dispositivos están diseñados“, explica Shyam Gollakota, coautor del trabajo.

Para conseguir que el teléfono no consumiera casi energía, tuvieron que eliminar el proceso de conversión de señales analógicas que transmiten el sonido en datos digitales que la mayoría de teléfonos inteligentes posee. “Este proceso consume tanta energía que ha sido imposible diseñar un teléfono que pueda confiar en fuentes de energía ambiental“, aclara Gollakota.

¿Cómo funciona entonces?

 

El teléfono móvil sin batería aprovecha las pequeñas vibraciones en el micrófono o el altavoz que se producen cuando alguien está manteniendo una conversación por teléfono o escuchar una llamada. Una antena convierte esas vibraciones en cambios en la señal de radio analógica estándar emitida por una estación base móvil. Este proceso codifica esencialmente los patrones de habla en las señales de radio de una manera que no usa casi ninguna potencia. La única cantidad de energía que requiere para algunas operaciones es 3,5 microwatios

 

Para recibir llamadas, el teléfono convierte señales de radio codificadas en vibraciones de sonido que son capturadas por el altavoz del teléfono. En el prototipo del dispositivo, por ejemplo, el usuario pulsa un botón para cambiar entre los modos de ‘transmisión’ y ‘escucha’. Los investigadores recibieron llamadas entrantes, marcaron y pusieron llamadas en espera con Skype.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *