Vino del extranjero a pasar unas vacaciones con su familia, sin imaginar que jamás regresaría a casa.

Ana Malin Sánchez, era una dominicana que decidió un día irse al extranjero, buscando mejor oportunidades de la vida, actualmente estaba viviendo en la isla Guadalupe, junto a otros dominicanos que viven allí.

Era una mujer soltera y muy querida por todos, quien tenía su propio salón de belleza y se desempeñaba como estilista, negocio en el cual le iba muy bien, debido a la gran cantidad de clientes que tenía por la calidad de su trabajo. Una mujer luchadora, con muchos objetivos en la vida.

Pero Ana Malin decide hacer un viaje a República Dominicana y el 24 de Julio parte de la isla Guadalupe y llega al país para compartir con su familia y sus hijos que viven aquí en el país, en Sabana Perdida, por los alrededores de La Victoria en Santo Domingo.

Pero ayer, acompañada de su hijo quien iba conduciendo el vehículo, se desplazaba por la carretera en la comunidad de Ojo de Agua en la provincia de Peravia, cuando el volante del carro (el guía o timón) se le rompió, provocando que su hijo perdiera el control del vehículo y se estrellaron.

Ana Malin Sánchez quedo muy gravemente herida, ya que en el accidente recibió contusos golpes y perdió la pierna derecha completa de la rodilla para abajo. Fue trasladada con vida al hospital Juan Pablo Pina de la provincia de San Cristobal donde posteriormente perdió la vida. El hijo de Ana Maril, quedó con heridas de seria consideración, pero se recupera satisfactoriamente.

Los dominicanos en la isla Guadalupe se encuentran de luto, por la perdida de esta alegre y trabajadora compatriota que residía con ellos en ese lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *